side-area-logo

Bienvenido a Anjuda Guitars Luthier Madrid

Ven a nuestro taller en Madrid, donde la guitarra y el bajo son los protagonistas.

En Anjuda Guitars Luthier nos dedicamos a reparar y construir instrumentos de cuerda pulsada: guitarras eléctricas, acústicas y clásicas, bajos eléctricos y acústicos, timples, banjos… Cualquiera de ellos será tratado con cariño por nosotros.

En nuestro taller en Alcobendas, Madrid, tendrás un buen trato, una buena reparación y un precio justo. Con todo esto perseguimos que te sientas cómodo hablando, contando y tocando para que des más de tí mismo.
Anjuda Guitars Luthier es un sitio sencillo con una gran misión; hacerte sentir mejor músico.

Además, Anjuda Guitars Luthier es Servicio Técnico Oficial de las marcas ESP, LTD, Lakland, Hangtrom, Zemaitis y Álvarez, ofreciendo a los propietarios de guitarras y bajos de estas marcas la garantía de que tenemos disponible todo tipo de recambios y herramientas para trabajar en ellas.

Últimas Entradas de nuestro Blog

Hoy os mostramos uno de los trabajos que hicimos en nuestro taller, en Anjuda Guitars. Lo hacemos a través de un vídeo del guitarristas David Espinosa, que realiza una review

ContinueContinue
La Marble Machine X de Wintergatan

¡Muy buenas! Hoy os anunciamos que hemos pasado a formar parte de un gran proyecto. Se trata de la fabricación de la Marble Machine X, un instrumento que quiere desarrollar

ContinueContinue
Fichamos por Leturiaga

¡Muy buenas! Hoy os traemos una gran noticia: Anjuda ficha por Leturiaga. A partir de ahora podéis encontrarnos en el local de Leturiaga (C/ Cristóbal Bordiú, 22, Madrid), los martes

ContinueContinue

Ponte en contacto con nosotros

Hoy en el Taller: Fender Stratocaster American Standard HSS

¡Buenas tardes y feliz domingo!

Hoy mientras recapitulamos y nos reunimos para hacer un resumen de los últimos tiempos en Anjuda Guitars, realizamos el mantenimiento de una fantástica Fender Stratocaster American Standard HSS.

Color azul oscuro, golpeador efecto Nacar, sus características de guitarrón americano resaltan a la vista y al tacto. Se deja ajustar como la mantequilla, y tras dejarla bien octavada y con cuerdas nuevecitas, nos transmite ese sonido tan característico al estilo texano al probarla de nuevo, que nos hace hasta castañetear los dientes.

Una buena Strato siempre es bienvenida y siempre deja un pequeño agujero en nuestro corazón al irse. Os dejamos con algunas fotos de la misma, preparada para batallar.